¿Estrés o ansiedad? Comprender las diferencias clave para una salud mental equilibrada

En este articulo vamos a ver...

Compartir articulo

Introducción: ¿Ansiedad o estrés?

El estrés y la ansiedad, dos compañeros de viaje en nuestra vida cotidiana, a menudo se entrelazan y confunden en nuestras mentes. Es muy probable que si has experimentado síntomas relacionados con el trastorno de ansiedad o estrés, te hayas preguntado en algún momento cuál de estas dos condiciones estás experimentando. En nuestro primer blog, hemos querido abordar este dilema, adentrándonos en las profundidades de estas experiencias emocionales, exponiendo sus matices y diferencias clave.

Frecuentemente utilizamos las palabras “estrés” y “ansiedad” como sinónimos, sin embargo, es importante comprender que cada una tiene su propio conjunto de características y efectos en nuestra vida diaria y que su excesiva presencia puede desencadenar una serie de desafíos tanto físicos como psicológicos.

Vamos a definir ambos conceptos:

¿Qué es y cuáles son los síntomas de estrés?

El estrés es una respuesta natural del organismo frente a situaciones percibidas como amenazantes o desafiantes. En pequeñas dosis, puede ser beneficioso, proporcionando la energía necesaria para enfrentar situaciones difíciles, esto es lo que llamamos técnicamente Eustrés. Sin embargo, cuando se vuelve crónico, puede tener efectos negativos en la salud física y mental, manifestándose a través de respuestas emocionales, cognitivas y conductuales. Puede ser desencadenado por factores externos, como presiones laborales o eventos traumáticos, y puede llevar a diversos trastornos, tanto físicos como psicológicos, si no se maneja adecuadamente.

“El estrés incluye a la sintomatología ansiosa entre sus características”

Este es justo el motivo por el que se confunden 

El estrés puede englobar ansiedad y otros síntomas como insomnio o problemas digestivos, surgiendo cuando percibimos una falta de recursos ante una situación determinada. Por ejemplo, la presión constante de cumplir con expectativas excesivamente altas en el trabajo, sin contar con el apoyo necesario o las habilidades para lidiar con lo demandado, puede provocar un alto nivel de estrés. Reconocer estas señales y aprender a manejar el estrés de manera efectiva es crucial para preservar la salud mental y el bienestar general.

¿Qué es y cuáles son los síntomas de ansiedad?

La ansiedad se caracteriza por ser la respuesta natural de nuestro cuerpo ante una situación específica que nos activa y nos impulsa a poner en marcha mecanismos de defensa. Frente a ciertas circunstancias, experimentamos una reacción emocional que puede variar dependiendo del estímulo que genera la ansiedad, manifestándose en sentimientos como temor, intranquilidad, nerviosismo e inquietud que puede llegar al ataque de ansiedad o crisis de ansiedad. Hasta este punto, toda esta respuesta es natural, normal y nos ocurre a todos. Los esfuerzos por evitar estos síntomas y la aparición de los mismos cuando el estímulo amenazante no está presente, nos acerca a poder diagnosticar un trastorno emocional. En este caso un trastorno del espectro de la ansiedad. 

Estos síntomas pueden ser de índole psicológica, cognitiva, conductual y social.

  1. Síntomas Psicológicos: Son los sentimientos y emociones asociados con la ansiedad, como preocupación excesiva y miedo irracional.
  2. Síntomas Cognitivos: Se refieren a los pensamientos y procesos mentales que se ven afectados por la ansiedad, como la preocupación constante, los pensamientos intrusivos y la dificultad para tomar decisiones con claridad.
  3. Síntomas Conductuales: Son los cambios en el comportamiento que resultan de la ansiedad, como evitar situaciones estresantes o realizar rituales repetitivos.
  4. Síntomas Sociales: Afectan nuestras interacciones sociales y la manera en que nos desenvolvemos en entornos sociales, como timidez extrema y miedo al juicio de los demás.

Diferencias clave entre estrés y ansiedad

El estrés y la ansiedad, aunque frecuentemente se confunden, difieren en varios aspectos importantes:

  • Origen y factores que los provocan: El estrés se origina en eventos externos, como presiones laborales o cambios en la vida, mientras que la ansiedad puede surgir internamente, relacionada con pensamientos y emociones.
  • Emociones dominantes: Mientras que el estrés se caracteriza por preocupaciones y frustraciones, la ansiedad está marcada por un miedo constante a futuros eventos negativos.
  • Duración y persistencia: El estrés tiende a ser temporal y desaparece una vez que se resuelve el estímulo estresante, mientras que la ansiedad puede persistir incluso después de que la amenaza haya pasado.
  • Intensidad de los síntomas: El estrés tiende a ser menos intenso y más manejable, mientras que la ansiedad puede ser más significativa, generando un mayor malestar y verse prolongada pese a que el estímulo no esté presente.
  •  

Estrategias de afrontamiento para el estrés y la ansiedad

En primer lugar, hay que recordar que ambas respuestas son naturales por lo que no son negativas si aparecen de forma puntual porque la situación requiere de una respuesta acorde a la amenaza. En caso de ser incapacitante o prolongada en el tiempo, recomendamos acudir a un profesional, en este caso un psicólogo clínico o psicólogo general sanitario para que evalúe tu caso tal y como lo hacemos nosotros en Mentelem. 

  • Terapia cognitivo-conductual. Sigue siendo la terapia por elección para los trastornos de ansiedad. Trabajando desde la perspectiva cognitiva conseguimos mejorar la interpretación y pensamientos que ayudan a relativizar el temor y las preocupaciones. Trabajando desde la perspectiva conductual conseguimos aproximarnos poco a poco a situaciones que previamente nos generaban un nivel de malestar mayor con el objetivo de que mediante la habituación, mejoremos nuestro día a día. 
  • Practica la Aceptación: Es importante que no quieras huir de estas respuestas, son naturales, en muchas ocasiones desagradables pero nunca peligrosas. Huyendo de ellas y tratando de evitarlas solo haremos que estas aumenten por lo que recomendamos trabajar la aceptación de las mismas. 
  • Práctica de Mindfulness: La atención plena puede ayudar a reducir el estrés y la ansiedad al enfocarse en el presente y aceptar los pensamientos y emociones sin juzgar. Practicar la respiración consciente y la meditación regularmente puede calmar la mente y el cuerpo.
  • Ejercicio Regular: El ejercicio físico regular es una excelente manera de reducir el estrés y la ansiedad al liberar endorfinas, mejorar el estado de ánimo y promover un sueño reparador. Caminar, correr, nadar o practicar yoga son opciones efectivas para aliviar la tensión y mejorar el bienestar emocional.
  • Apoyo y tiempo con los tuyos: Conectar con amigos, familiares o grupos de apoyo puede proporcionar un valioso sistema de apoyo emocional durante momentos de estrés y ansiedad. Compartir experiencias, recibir consejos y sentirse escuchado puede reducir la sensación de aislamiento y fortalecer la resiliencia emocional.
  • Practicar el autocuidado: Dedicar tiempo regularmente a actividades que te brinden placer y relajación, como leer, tomar un baño caliente, escuchar música o disfrutar de un hobby, puede ayudar a reducir el estrés y aumentar la sensación de bienestar general. Priorizar el autocuidado es esencial para mantener una salud mental equilibrada.

Mentelem como solución integral para equilibrar los niveles de estrés y ansiedad en las empresas.

En Mentelem, entendemos los desafíos que enfrentan las empresas en la gestión del estrés y la ansiedad de sus empleados. Nuestra plataforma Mentelem® ofrece herramientas eficaces para evaluar y predecir la probabilidad de que el estrés y la ansiedad se vuelvan incapacitantes para tus empleados. A la vez formamos a empleados y empresas en herramientas de gestión de estas y otras dificultades para que las empresas se conviertan en espacios que apoyen y beneficien el bienestar emocional y de esta forma podamos reducir los trastornos de salud mental en las empresas que tanta prevalencia y consecuencias tienen a día de hoy. 

Solicita una demo hoy mismo y descubre cómo podemos ayudarte a crear un lugar de trabajo más saludable y productivo aportando una solución integral a toda tu compañía. 

Post relacionados